Me llamo Natalia, y tengo 32 años.

Quiero dar mi testimonio para ayudar a cualquier persona que pueda tener mi perfil.
Con 16 años mi vida cambio por completo, de ser una chica deportista y dinámica a empezar con fuertes dolores de espalda  y un asma que me limitó durante dos años con ingresos en el hospital.
Me diagnosticaron una hernia, y me pusieron tratamiento sin saber de donde se generaba el dolor que tenía en todo mi tronco incluyendo alguna ciática al año.

“En base a los síntomas me pusieron tratamiento sin saber de donde se generaba el dolor…”

Pasaban los años y yo seguía en ese estado de dolor buscando diferentes alternativas para aliviarme. Me hice infiltraciones, me pusieron 120 grapas en toda la espalda con un tratamiento innovador que no resultó efectivo.
A mis dolores menstruales se añadió cólico al riñón que me aparecía todos los meses con la inflamación de los ovarios.
Cree una acidez que también tuvieron que tratarme.
Cada uno de estos síntomas me los trataban por separado; nunca he dejado de buscar y luchar por encontrarme mejor, ya que soy una chica que a pesar de estas limitaciones y dolores tan fuertes no he perdido mis ganas de volver a estar al 100%

“Cada uno de estos síntomas me los trataban por separado…”

Un día hablando con una prima sobre mi cita con el ostepata me hablo de César del Río, me comentó que su técnica, algo llamado Redaptación Neuromuscular, estaba siendo efectiva desde la primera sesión y que ella tenía cita.
Sin pensarlo dos veces hablé con él y me recomendó una primera cita. Él me dijo que no trataba síntomas, que trabajaba entrenando los músculos de una forma “diferente” y que si algunos síntomas de los que tenía estaban relacionados con esta disfunción, puede que disminuyeran o desapareciera…
Al realizar la sesión fue algo que pareció mágico ya que según iba explicándole el posible porqué de mis síntomas, éstos iban desapareciendo.
Mi cuerpo en estos años había creado una joroba y una forma de andar muy mala. Desde hace mucho tiempo nunca había estado recta.
Él me explicó que todo estaba relacionado. Que probablemente cada síntoma tenía que ir remitiendo, que pasaría unos días de adaptación y notaría cambios.

Al bajarme de la camilla ya me di cuenta que era otra persona.

¡¡Andaba recta!! ¡¡Apoyaba todo el pie al andar!!…… ¡¡fue como algo mágico difícil de explicar!!
A día de hoy que han pasado ya unas semanas puedo decir que no me he tomado ni una pastilla. Mis amigos y familia han notado que estoy recta sin joroba y que mi forma de andar ha mejorado.
Aún no he terminado el proceso pero cuando termine, todo lo pasado se quedará en el pasado.
Voy por el camino correcto!!!!

 ¡¡Eres una Campeona de la vida Natalia!!

¡¡¡Gracias por confiar en BMT!!!

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contactar

No estamos por aquí cerca, pero mándanos un email y te contestaremos lo más rápido posible. Gracias!

Enviando

©2018 Grupo BMT

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account