No se pueden poner puertas al campo: no podemos pretender que el conocimiento dependa de lo único cuando lo único solo existe en la mente del ser humano y suele enfocarse a intereses concretos.

En algunos momentos, cuando observas a excelentes profesionales que no te dejan avanzar o cuestionan tu trabajo en el proceso de investigación más allá de los estándares utilizados, de los paradigmas fijados, me acuerdo de un párrafo que leí en este libro de nada más y nada menos que de Andrzej Pital, padre del estudio de la función del tejido fascial, que engloba la fascia más allá de ser un “simple envoltorio” que recubre todo nuestro cuerpo.

Aquí os parafraseo la parte de la que más me siento identificado:

“En los últimos años se ha observado un gran giro en las Ciencias de la Salud enfocado a una visión GLOBAL, la integración del cuerpo. [La falta de pruebas científicas rigurosas retrasa este proceso].

Sin embargo, numerosos y atrevidos especialistas se han dedicado a un exhaustivo y creativo proceso de investigación clínica, aprendiendo lo mejor del mayor y más perfecto laboratorio científico: EL PACIENTE.

Estos aventureros rompieron paradigmas fijados por los rígidos marcos de milenaria tradición en la ciencia médica, tratando de armar un complejo rompecabezas.

Esta fascinante situación, es decir, la creación de nuevos retos y el impulso de estudiar de nuevo las ciencias que parecían ser exploradas a fondo, les obligó a adoptar una forma distinta de pensar y establecer nuevos criterios de investigación.

Así fue posible ver las cosas que siempre estaban presentes pero no se veían: encontrar las conexiones que explican y avalan experiencias clínicas, dándole a estas cada vez más valor como un factor científico.

Estos científicos clínicos se adelantaron a los científicos de laboratorio con una manera nueva de enfocar sus investigaciones. La falta de confirmación precisa con los comprobados métodos de investigación científica de laboratorio, pero, por otro lado, con una excelente respuesta clínica observada como resultado de las aplicaciones. De esta forma se ampliaron los horizontes de la visión hacia la SALUD INTEGRAL sin barreras ni limitaciones.”

[Adaptado de “Terapias Miofasciales: Induccion Miofascial – Pilat Andrzej” McGraw-Hill Interamericana Editores, S.A. de C.V., 2003 – 621 páginas]

César del Río

[responsive][/responsive] _MG_9812Entrenador personal especializado en rehabilitación de lesiones, cadenas musculares y  reajuste de la función neuromuscular. Técnico Superior en AFD, Certificado ERA y MAT Specialist. Director del Grupo BMT y Desarrollador del ENV.

Apasionado del cuerpo humano y de mejorar la salud de la gente. En base a muchos años de experiencia y en continuo estudio, desarrollé el ENV, sistema de mejora de la función neuromuscular de todo el cuerpo. Actualmente soy docente en los niveles avanzados de BMT y soy Readaptador Neuromuscular en diferentes puntos de España.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contactar

No estamos por aquí cerca, pero mándanos un email y te contestaremos lo más rápido posible. Gracias!

Enviando

©2019 Grupo BMT

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?