Un artículo de última hora publicado en la Proceedings of the National Academy of Sciences of USA (segunda revista científica más citada en el mundo) demuestra cómo el córtex cerebral está relacionado a través de conexiones neuronales multisinápticas con las glándulas adrenales,  En otras palabras,  el movimiento, el conocimiento y los sentimientos, afectan de la regulación del estrés.
[gap height=”10″]
Entendamos primero, cómo funciona el proceso de producción de estrés: La respuesta al estrés en humanos se lleva a cabo a través de las glándulas adrenales (Imagen 1), que de un modo automático e inconsciente para el organismo, interactúan con el hipotálamo y la glándula pituitaria. Éstas glándulas son las encargadas de producir adrenalina (entre otras substancias) y vertirla en nuestra sangre en situaciones de lucha o huida (peligro en general).

 [responsive]

Vía www.anatolandia.com/

http://www.anatolandia.com/2014/02/glandulas-suprarrenales-sistema-endocrino.html

[/responsive]

En segundo lugar, conviene entender el córtex cerebral, qué es el área superficial del cerebro dónde ocurre la percepción, la imaginación, el pensamiento, el juicio y la decisión, y qué alcanza su máximo desarrollo en primates. He aquí un punto importante, pues hasta la fecha no se conocían redes neuronales asociadas con el córtex cerebral  que fuesen capaces de influir en el sistema nervioso autónomo y en el sistema endocrino, encargados del control de los órganos internos, entre ellos, las glándulas adrenales.

[pullquote align=”right”]”Se puede empezar a entender el origen y tratamiento de ciertas enfermedades psicosomáticas “[/pullquote]

Se trata de un descubrimiento de enorme importancia, pues desde este punto de partida, se puede empezar a entender el origen y tratamiento de ciertas enfermedades psicosomáticas (derivadas de la relación entre la mente y el cuerpo) cómo pueden ser ahora el estrés crónico, la taquicardia o la depresión.[gap height=”10″]

Añadido a esto, se vaticina la gran importancia que tendrá el ejercicio físico y la activación muscular en este proceso de recuperación, pues dentro de estas conexiones descubiertas, se muestra una importancia mayúscula en todas las áreas relacionadas con los aspectos del control motor, desde la selección de la respuesta, hasta la preparación del movimiento y la ejecución del mismo.

 El estudio se realizó a través de la inyección de cepas de virus en las médulas adrenales de chimpancés. Estas cepas se reproducen de neurona a neurona llegando a colonizar,  a través de cadenas neuronales, hasta 6 neuronas. De este modo, estudiando a posteriori las neuronas que han sido infectadas con este virus, se consigue crear un mapa de las relaciones interneuronales órgano-cerebro-cerebro-órgano. El autor destaca que los chimpancés no sufrían durante el experimento.

[pullquote align=”left”]“Existe una relación mental entre el control de los músculos del CORE y la regulación del sistema nervioso simpático”[/pullquote]

Así pues, los resultados mostraron, junto a los datos explicados anteriormente, que el córtex motor (que engloba el mapa corporal de brazos, piernas, cara, tronco…) estaba en gran medida relacionado con la médula adrenal, y qué además, las conexiones nerviosas eran más numerosas en la parte axial del córtex, encargada del control del CORE. Es decir, qué existe una relación mental entre el control de los músculos del CORE y la regulación del sistema nervioso simpático.

Es evidente que se trata de chimpancés y no de humanos, pero siendo éstos los seres vivos los más próximos al ser humano evolutivamente y dado las similitudes existentes entre ambos sistemas nerviosos (siendo aún más complejo el del ser humano), hacen más que probable que los resultados sean extrapolables.
[gap height=”25″]

Vía http://www.pnas.org/

[responsive][/responsive]

Incluso, al haberse descubierto también que los mapas neuronales se extendían por áreas sensitivas y no solo motoras, los autores plantean el hecho de que en estas relaciones esté la razón de porqué encontramos ciertas sensaciones cómo relajantes o estresantes (una caricia, un determinado sonido, el tacto de un objeto…) Además, esto relaciona acciones como la preparación del movimiento, la apreciación de un conflicto o error, o sentimientos de tristeza, pueden estar relacionados con la regulación de la glándula adrenal.

Éstas evidencias de que las áreas sensoriales y motoras del cerebro influyen en la regulación de los estados internos, nos hacen cuestionarnos la complejidad de éstas zonas cerebrales. A pesar de los numerosos avances a pasos agigantados que se vienen haciendo en la neurociencia en la última década, aún estamos en pañales en lo que al conocimiento del cerebro respecta. Es apasionante imaginar la complejidad que alcanza el sistema nervioso y las posibilidades que su comprensión puede aportar en lo que a cuestiones de salud, física, mental y sentimental, se refiere.

The superficial front line

The superficial front line

Cómo ya hemos visto, en el estudio se evidencia que la mayor relación respecto a las zonas corticales motoras y médula adrenal corresponde a las zonas asociadas con los músculos del CORE (abdominales y lumabares). Desde nuestro punto de vista holístico, entendemos el cuerpo cómo un todo interrelacionado, en el que este descubrimiento no se limitaría solamente a la activación de los músculos del CORE, sino a todos los relacionados fascialmente con éstos, y a todos los encargados de la estabilidad articular de las articulaciones adyacentes (escápulas, costillas, caderas…) puesto que de un modo u otro, van a estar contribuyendo a la estabilidad del núcleo corporal, o CORE.[responsive][/responsive]

Son varias las escuelas que avalan éste entendimiento global del cuerpo, y es qué, cómo dice Bill Hartman, el CORE es todo aquello que se encuentra desde el cuello hasta los pies, y que influencia, y está influenciado, por otras regiones, todas ellas importantes. Así mismo, Tom Myers  y su escuela Anatomy Trains, pioneros en el estudio de las cadenas miofasciales, incorporan parte del CORE en la denominada Superficial Front Line, en la que se engloba desde pies a cabeza, tibiales anteriores, cuádriceps, recto anterior (CORE), esternalis y esternocleidomastoideo. Entendemos así porqué no solo la activación del CORE va a estar relacionada con el control del estrés.

Cómo ya sabéis, desde el ENV enfatizamos la importancia de los extremos corporales en la estabilidad general del cuerpo. Siguiendo las estelas de éstas grandes escuelas internacionales, y ahora con los novedosos resultados sobre la relación de la activación muscular y la regulación del estrés, podemos dar otra explicación a los cambios que vemos en el cuerpo al trabajar con cuello-mandíbula, y podemos entender un poco más esas sensaciones de “relax” y “liberación” que nos transmiten nuestros clientes después de las sesiones de readaptación ENV,
 
Estos resultados en primates marcan las bases para futuras investigaciones en humanos en pro de entender los complejos mecanismos internos de control y autocontrol, así cómo el papel de los músculos y el movimiento en los mismos. De momento podemos empezar a entender porqué el ejercicio puede ser beneficioso para el estrés, y cómo puede ayudar en el tratamiento de enfermedades psicosomáticas crónicas, cómo ahora el estrés crónico o la depresión.
 [gap height=”15″]
ENTREVISTA A UNO DE LOS AUTORES: Artículo de James Hamblin
 [gap height=”10″]
Imagen vía: elyoga.about.com

Miguel Tonda

[responsive][/responsive] Entrenador personal especializado en rehabilitación de lesiones, cadenas musculares y  reajuste de la función neuromuscular. Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte por la Universidad de Alicante con mención honorífica, NSCA – CPT, FMS2, ISAK1 y Master ENV por el Grupo BMT. Tras sufrir varias lesiones, la curiosidad por entender el cuerpo humano y la mecánica del movimiento ha sido una constante. En contínua formación y siempre aprendiendo, habiendo trabajado como entrenador personal y readaptador físico en diferentes puntos de España e Inglaterra.

Bibliografía, además de todos los enlaces citados:
  • http://www.billhartman.net/
  • Myers, T. (2001). Anatomy Trains. Edimburg: Churchill Livingstone
0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contactar

No estamos por aquí cerca, pero mándanos un email y te contestaremos lo más rápido posible. Gracias!

Enviando

©2019 Grupo BMT

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?