Actualmente son numerosas las evidencias que empiezan a distinguir LA FASCIA como uno de los elementos más importantes a la hora de hablar de estabilidad muscular. El DR. ANDRZEJ PILAT, Fisioterapeuta regresado de la Escuela Médica Profesional de Varsovia, Polonia, presenta uno de los trabajos más avanzados entorno al estudio de este componente anatómico.

La fascia organiza y separa, asegura la protección y autonomía de cada músculo y víscera, pero también reúne los separados componentes corporales en unidades funcionales estableciendo las relaciones espaciales entre ellos formando, de esta manera, especie de una ININTERRUMPIDA RED DE COMUNICACIÓN CORPORAL.

En relación con el aparato locomotor definimos la fascia como el tejido conectivo denso irregular formando las aponeurosis, cápsulas articulares, envolturas musculares, y organizándose a lo largo de las líneas de tensión, formando también las estructuras ligamentosas y tendinosas.

Cada parte del músculo, CADA UNA DE sus fibras, microfibrillas y fascículos están rodeados por la fascia. Estas “fascias” no están separadas una de la otra sino se conectan entre sí, o, mejor dicho, FORMAN UNA SOLA FASCIA, una envoltura de recorrido continuo con sus dobleces que permiten envolver y encerrar los elementos anatómicos de nuestros cuerpos. Se puede sugerir que, en cierto modo, ES EL SISTEMA FASCIAL EL QUE DETERMINA LA ESTRUCTURA CORPORAL. Está generalmente aceptado el hecho que la fascia participa pasivamente en la actividad dinámica del aparato locomotor. Destacan tres de sus propiedades ( estabilización, limitación de los movimientos y transmisión de las fuerzas).

Sin embargo las investigaciones recientes revelan un hecho, tal vez, esperado, pero al mismo tiempo no menos sorprendente: LA FASCIA SE CONTRAE ACTIVAMENTE. De esa manera puede participar dinámicamente en las actividades del aparato locomotor. Las evidencias científicas confirman esta observación. Las investigaciones realizadas, por ejemplo, en la fascia toracolumbar, la fascia lata, o en la fascia de la pierna, revelan la actividad de los miofibroblastos, presentes de una manera abundante, según los estudios histológicos, en la estructura fascial, que actúan con la contracción característica para las células musculares lisas.

Resumiendo, se puede considerar al sistema fascial como una estructura UNIFICADORA, PROTECTORA y CORRECTORA del cuerpo. El sistema fascial sano y equilibrado, con la capacidad de un libre y completo movimiento intrínseco e extrínseco asegura al cuerpo la posibilidad de un movimiento, con una plena amplitud y coordinado; siempre en la búsqueda de la máxima eficacia funcional con un mínimo gasto de energía.”

Desde el Entrenamiento Neuromuscular Voluntario, entendemos la fascia como el “NEXO DE UNIÓN” entre los extremos distales anatómicos, mediante el que se relacionan, entre otros, extremidades superiores con inferiores, el cuello con la cadera, etc. Gracias a este tejido que recubre todo el organismo y la relación con aspectos neurofisiológicos, creamos lo que denominamos Cadenas Neuromecánicas Corticales.

¿Quieres saber más? www.grupobmt.com

Aquí podéis consultar un resumen de sus apuntes al respecto.

No olvides compartir en tus redes sociales este interesante artículo 😉

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contactar

No estamos por aquí cerca, pero mándanos un email y te contestaremos lo más rápido posible. Gracias!

Enviando

©2019 Grupo BMT

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?