[googlefont font=”Teko” size=”20px” margin=”10px”]EL EFECTO MARIPOSA NEUROMUSCULAR[/googlefont]

Crujirse los dedos es una acción habitual en muchas personas y nos gustaría tratar este tema, puesto que hemos detectado como esta actividad a simple vista inofensiva, puede estar provocando pequeñas adaptaciones agudas en nuestro sistema, y que la repetición constante y diaria puede potenciar inestabilidades articulares en otras partes de nuestro cuerpo sin ser conscientes de ello.

Los estudios no se ponen de acuerdo, y la mayoría concluyen que crujirse, tronarse, o hacerse sonar los dedos, no tiene una relación directa en la aparición de osteoartritis, pero, ¿se ha estudiado los efectos en el resto del organismo? ¿Puede que influya en otras articulaciones o sistemas musculares? Es curioso, y no queremos decir con esto que tenga que pasar siempre, pero casi todos los clientes que sufren de molestias lumbares tienden a crujirse mucho los dedos y, nos preguntamos: ¿tendrá algo que ver esto con dichas molestias?

Es lógico pensar que no, por supuesto, pero desde el trabajo que estamos desarrollando en BMT donde la estabilidad articular de los extremos, como son los dedos, adquiere gran relevancia, nos gustaría justificar nuestro punto de vista, ya que el crujirse los dedos de manera habitual podría estar generando un “efecto mariposa neuromuscular”, induciendo un exceso de tensión en la musculatura de nuestra zona lumbar-sacra.

[responsive]

Método para crujirse los dedos

Método para crujirse los dedos

[/responsive]

Además, os planteamos un simple chequeo para determinar si el hecho de crujirse los dedos puede afectar agudamente al resto de nuestro cuerpo.

Antes de crujirnos los dedos valoramos el rango de movimiento y calidad en la contracción muscular en rotación interna de cadera a 90-90 (imagen 1) y en flexión de cadera en rotación interna (imagen 2). Obviamente esta es una propuesta de valoración subjetiva pero suficiente como para darnos cuenta de un posible cambio posterior a crujirnos los dedos.

[one_half]ROTACIÓN INTERNA (Img.1)[responsive]Rot interna[/responsive][/one_half] [one_half_last]MÁXIMA FLEXIÓN (Img.2)[responsive]Max flex[/responsive][/one_half_last]

Después de crujirnos volvemos a valorar las dos acciones citadas y comprobamos si algo ha cambiado, no solo en rango de movimiento; también en la capacidad de generarlo.

SORPRENDE, ¿VERDAD? Como podréis observar, crujiendo los dedos se tiende a bloquear la cadera, entendiéndose como bloquear, la pérdida de movilidad y calidad de contracción muscular aguda en este movimiento.

¿Por qué sucede esto? vamos a tratar de justificar desde nuestro punto de vista las razones de que esto suceda y, sobre todo, pautas para minimizar lo que llamamos “el efecto mariposa neuromuscular”

Desde una lógica musculo nerviosa, nuestros dedos de la mano son parte de una compleja estructura de tensiones del cuerpo regulada por nuestra corteza motora, como hemos observado, nuestro sistema nervioso aprende secuencias de contracción muscular que recorren todo nuestro cuerpo. Estas cadenas de transmisión de fuerzas, (coloquialmente llamamos “autopistas de fuerzas”) tienen eslabones que recorren todas las extremidades del cuerpo pasando por la zona lumbo-pélvica, a través de, por ejemplo la FASCIA TORACOLUMBAR, por tanto, podríamos decir que hay una relación entre los dedos de las manos y la zona lumbar, para que nos entendamos.

Pero hay más, como hablamos en el artículo de la mountain-bike, nuestros músculos son organizados y regulados tensionalmente por nuestro sistema nervioso, por tanto, la afectación a una articulación concreta, en este caso los dedos, podría afectar a toda la cadena en cuestión, ¿no? Piensa en una cadena de la bici, un eslabón débil de dicha cadena hará que la cadena se vuelva débil o acabe por romperse.

Con esto ya podríamos entender como influyendo en los dedos de la mano podemos afectar a las lumbares, pero… ¿qué relación existe entre crujirse y una afectación en los dedos?

Para responder a esta pregunta tenemos que profundizar en la bases de la neurofisiología, principalmente. Al llevar a nuestros músculos a máximo acortamiento de forma pasiva (para crujirlos, con una fuerza externa), estamos propiciando una inhibición de los mismos. En este caso, se inhiben los extensores de los dedos.

Avanzando en el estudio de nuestro sistema nervioso observamos que la tensión de nuestros músculos se regulan a través de mecanismos de conexión entre las fibras musculares y la médula espinal, y a su vez, una parte de esta información se procesa en niveles superiores de la corteza motora. La contracción muscular es predominantemente regulada medularmente, es decir, de forma refleja, pero existe una pequeña parte de la misma que tiene un control más voluntario, más cortical. Al generar las inhibiciones antes nombradas (al crujirse) lo que se produce es una debilitación de uno de los eslabones más importantes de la cadena (más voluntario), por lo que el resto de la misma (flexión de cadera, rotación interna, etc.) (menor relevancia cortical)  se ve afectada y mermada en sus capacidades.

En resumen, una extensión cinemática de los dedos, en la que cinéticamente están actuando los músculos flexores en contracción excéntrica, hará que por la inhibición recíproca los extensores pierdan capacidad de generar tensión, y debido a las relaciones fasciales entre los flexores de los dedos y los extensores de columna, se incremente la tensión en esta zona por el desequilibrio producido.

[googlefont font=”Teko” size=”24px” margin=”10px “]Somos conscientes de la complejidad del proceso, y es por eso que os invitamos a que lo probéis. [/googlefont]

Entonces, ¿cada vez que nos crujimos los dedos en extensión, estamos perdiendo fuerza en ellos y por tanto incrementando la tensión en sus antagonistas? De forma aguda SI, pero dependerá de cada persona y su capacidad para absorber la tensión que se genera en dicha acción que estos síntomas se vuelvan crónicos. Nuestra experiencia es que más del 70% de clientes que hemos tenido con molestias lumbares, tenían desequilibrios en los dedos y muchos de ellos tenían tendencia a crujirse frecuentemente.

Así pues, ¿qué puedo hacer si tengo la manía de crujirme los dedos? Tienes dos opciones:

  • La primera, evidentemente, no crujirlos.
  • La segunda, dar tensión a los extensores de los dedos después de hacerlo, es decir, crear acortamiento activo en dichos músculos para minimizar los efectos secundarios.

 A continuación os mostramos unos sencillos ejercicios para trabajar los extensores de los dedos y de las muñecas, que nunca están de más:

 [one_half]Ejercicio 1. Extensiones de muñecas bilateral[responsive]Extensión muñeca[/responsive][/one_half] [one_half_last]Ejercicio 2. Extensión del índice bilateral[responsive]Extensión dedo índice[/responsive][/one_half_last]

[one_half]Ejercicio 3. Extensión de los dedos índice y corazón bilateral[responsive]Extensión indice corazón[/responsive][/one_half] [one_half_last]Ejercicio 4. Extensión de todos los dedos menos el pulgar[responsive]extensión 3 dedos menos el pulgar[/responsive][/one_half_last]

 

Repite los ejercicios 3 veces manteniendo la tensión 15 segundos.

Si quieres valorar lo logrado, puedes repetir el chequeo que os planteamos en los ejercicios 1 y 2 de la cadera.

Por último os animamos a realizar los ejercicios siempre que tengáis que realizar una acción que conlleve una posición en extensión de dedos-muñeca cinemática pero flexión cinética, como puede ser el apoyo palmar al hacer flexiones, o la posición estática mantenida del agarre de la bicicleta.

[one_half][responsive]Flexiones3[/responsive][/one_half] [one_half_last][responsive][/responsive][/one_half_last]

Veréis como mejoran vuestras sensaciones en la zona lumbar reduciéndose la sensación de rigidez post entrenamiento.

¿Quieres saber más y porqué? ¿Quieres entrenar la parte más neurológica de tus músculos? ¿Quieres saber cómo?

 

Cesar del Río.
BMT Master

Creador del ENV y Director ejecutivo BMT

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contactar

No estamos por aquí cerca, pero mándanos un email y te contestaremos lo más rápido posible. Gracias!

Enviando

©2019 Grupo BMT

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?